NETICOOP

Jueves, 24 de Abril de 2014. Montevideo, Uruguay

Sistemas urbanos, problemática ambiental y alternativas de desarrollos sustentables

Por Marcel Achkar, Daniel Bentancur, Ana Domínguez, Ofelia Gutiérrez

Al considerar los problemas ambientales urbanos, debemos tener en cuenta en primer lugar, aspectos de estructuración territorial, históricos, que explican en parte el deterioro actual del hábitat urbano.

En relación a la situación urbana de nuestro país, se pueden destacar varias características, entre ellas:

Existe un deterioro acelerado del ambiente en las áreas de uso intensivo del territorio, áreas urbanas, costas, valles y cuencas hidrográficas.

En un mundo de creciente urbanización, podemos destacar la concepción del territorio como mercadería y por lo tanto sujeto a la especulación inmobiliaria, creando y recreando condiciones de segregación social/económica/ territorial y ambiental.

En el caso concreto de Uruguay, existen fuertes desequilibrios regionales, mencionados en el Informe Nacional de Uruguay- Hábitat II- elaborado para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos (Estambul, Turquía, junio de 1996):

-  En las ciudades, vive más del 87% de la población total del país
-  En las llanuras del litoral del Sur, se concentra el 70% de la población y el 80% de la actividad económica (en una franja que tiene 25 Km. de ancho de promedio, y 700 Km. de largo) en el 20% de la superficie del país.

Esto genera evidentemente, una serie de consecuencias ambientales, propias de la intensa actividad antrópica sobre una superficie relativamente poco extensa. Además, se destaca la situación en el área metropolitana de Montevideo, donde el 54% de la población, vive en el 1,5% del territorio.

En relación a la Agenda 21, la respuesta a los 5 puntos principales fueron en nuestro país:

a. financiamiento del desarrollo de asentamientos humanos sustentables, se incrementó el apoyo a la erradicación de la vivienda rural, y se creó un Fondo Nacional de la Vivienda y el Desarrollo Urbano.

b. estrategia para el planeamiento y gestión sustentable del uso del suelo, se elaboró un anteproyecto de Ley de Ordenamiento Territorial.

c. Cambio en los patrones de consumo urbano antipolutorios, una ley de Impacto Ambiental.

d. promoción de prácticas ejemplares en asentamientos urbanos, reciclajes participativos, en las áreas consolidadas de la ciudad

e. demostración de mecanismos que puedan mejorar los asentamientos a sus pobladores, se inician procesos de asistencia técnica para la regularización de asentamientos precarios en Montevideo, y para el desarrollo progresivo de los núcleos evolutivos.

Se consideran ciertas problemáticas comunes a las ciudades uruguayas:

Grave problemas de generación, suministro, y disposición final del agua para consumo humano e industrial.

Los recursos naturales en las periferias urbanas no son protegidos adecuadamente cuando se produce la expansión urbana, ejemplo: humedales, escurrimientos naturales, monte indígena, cursos de agua, etc.

El tratamiento de los residuos sólidos urbanos no son realizados en forma eficiente en la mayoría de las ciudades.

Las áreas de producción hortícolas se ven fuertemente amenazadas, por varios motivos.

Resulta conveniente resaltar, que en múltiples declaraciones mundiales, se considera que "todos los seres humanos tienen derecho al uso y disfrute del espacio urbano, de una vivienda digna y adecuada, de los servicios, a un medio ambiente sano, al respeto de su identidad cultural, al desarrollo de su creatividad y al acceso a la información y a la participación."

En relación al Movimiento Cooperativo, este también ha expresado a través de su 7º Principio, el compromiso de las cooperativas con su comunidad local, para el logro de un medio ambiente sano y de desarrollo sustentable.

La Agenda 21.

Mucho se ha hablado de este documento, pero pocos son los resultados de su aplicación concreta. Este documento, consensuado y aprobado en la Cumbre de Río 92, propone y analiza políticas en una multiplicidad de áreas relativas al desarrollo y al ambiente.

Entre las directrices para desarrollar la idea de ciudades sustentables, se considera:

a. Institucionalizar un criterio de participación sobre la base de un diálogo constante entre el sector público, sector privado y las comunidades

b. Mejorar el medio ambiente urbano promoviendo la organización social y la conciencia sobre el medio ambiente mediante la participación de los servicios públicos necesarios, la dotación de infraestructura urbana, la mejora de los servicios públicos y la protección y rehabilitación de viejas edificaciones, recintos históricos y otros elementos culturales.

c. Fortalecer la capacidad de su órganos locales de gobierno a fin de encarar de manera eficaz los problemas ambientales que van unidos a un crecimiento urbano rápido, mediante criterios amplios de planificación en que se reconozcan las diversas necesidades de las ciudades y que se basen en prácticas ecológicamente racionales de urbanización.

d. Participación en redes de ciudades sustentables internacionales para intercambiar experiencias y movilizar apoyo técnico y financiero nacional e internacional.

e. Promover la formulación de programas de turismo ecológicamente racionales y culturalmente sensibles como estrategia del desarrollo sustentable de los asentamientos urbanos y rurales como forma de descentralizar el desarrollo urbano y reducir las discrepancias entre regiones.

A escala mundial, tenemos una serie de aspectos relativos a las diferencias en el ingreso, por ejemplo, el 20% más rico de la población mundial tiene concentrado el 83% del ingreso mundial, en tanto el 20% más pobre tiene concentrado el 1,4% del ingreso mundial. Estas disparidades evidencian, las dificultades que se tienen a escala mundial, para el logro del desarrollo sustentable en los planes sociales, económicos, ambientales e institucionales.

Las diferentes esferas del desarrollo sustentable, se vinculan estrictamente a las condiciones de vida de la población mundial, no podemos seguir reiterando, la necesidad de lograr el desarrollo, además nuevamente adjetivado como sustentable, sino colocamos en la base de la discusión las diferencias a escala mundial de los ingresos, aprovechamiento de los recursos naturales, deterioro, etc.

Colocando algunos aspectos que se vinculan a las diferencias entre los sectores de población que sufren las consecuencias de la aplicación del modelo de desarrollo neoliberal, con consecuencias coyunturales y estructurales sobre la mayoría de la población mundial, es que se van desencadenando una serie de consecuencias sobre la naturaleza, que evidentemente, provocará impactos negativos y a veces procesos de deterioro irreversibles, además de las externalidades de las actividades antrópicas, que afectan los subsistemas que componen la naturaleza, se producen efectos sobre los nuevos ciclos de la naturaleza, que colocará en riesgo iniciar nuevas actividades, con las mismas potencialidades.

Los problemas ambientales, de las grandes ciudades, son inseparables de las aplicaciones del modelo que tiende a ser hegemónico en producción, consumo, hábitat y en la concepción de naturaleza, hasta que no internalicemos como un proceso consciente de que somos parte de la naturaleza, se seguirán produciendo consecuencias inevitables sobre el ambiente.

La fractura en la concepción cuerpo/alma, así como humanos/resto de la naturaleza, produjo consecuencias inevitables, para todos nosotros, desde tiempo remotos, principalmente desde la europeización del mundo, que se agudizó con la Revolución Industrial y que se profundiza ahora en el período denominado como globalización, que no es otra cosa que otra etapa del proceso conocido como mundialización.

En relación a la producción, evidentes quedan los aspectos vinculados al uso y abuso del consumo de minerales energéticos, materias primas de distinta naturaleza y tipo de materiales utilizados, conocidos como insumos.

La gravedad de los problemas ambientales, quedan siempre colocados como que todos somos responsables por el deterioro del ambiente, pero en realidad si nos referimos nuevamente a la cifra expresada anteriormente, queda evidente que el 20% de la población mundial que tiene posibilidades de acceder al consumo del 80% de los recursos naturales, no tiene la misma responsabilidad que el 80% de la población que consume apenas el 20% de los recursos naturales. Las consecuencias, suelen ser colocadas en planos de igualdad, cuando en realidad, las externalidades de los procesos generalmente, cumplen con el principio de privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas ambientales (externalidades).

De todas formas, estos procesos se presentan en la Agenda 21 , por ejemplo, en el caso de los residuos sólidos, con consecuencias graves :

El aumento del volumen de basura y de las aguas de alcantarilla de las ciudades constituye una amenaza para la salud y para el ambiente, provocando la muerte anual de 5,2 millones de personas, incluidos 4 millones de niños, debido a enfermedades provocadas por la inadecuada eliminación de los desechos sólidos y el indebido tratamiento de las aguas servidas. Los desechos urbanos contaminan el agua, la tierra y el aire en extensas zonas.

Como soluciones, se propone que se promoverá la reutilización, el reciclaje, la recolección y la eliminación de estos en condiciones seguras. Se deberán establecer programas de acción con las autoridades locales, empresas, ONGs y las asociaciones de consumidores.

Los gobiernos deberán incentivar el reciclaje y financiar programas pilotos, Industrias de reciclaje caseras, etc.

También se mencionan cambios en las modalidades de consumo:

Promover las modalidades de consumo que limiten el uso de materiales y energía, así como la producción de desechos en la producción de bienes y servicios, así como en el consumo cotidiano

Alentar la transferencia de tecnologías limpias, y el conocimiento de estas, el reciclaje industrial, la reducción del embalaje excesivo y la comercialización de productos ecológicamente producidos.

Se van elaborando una serie de consideraciones relativas a la necesidad de mejorar las condiciones del hábitat, y por lo tanto del ambiente de las ciudades, es necesario considerar la importancia de los diferentes sistemas de gestión que puedan ir siendo discutidos con los diferentes actores, para el mejoramiento de las condiciones de la calidad de vida, de las poblaciones locales, involucrando a los niños, a los jóvenes y a las mujeres, que son generalmente los que permanecen más tiempo en el espacio cotidiano, de la cooperativa, del barrio.

Es por ello, que las diferentes organizaciones deben apostar a que es posible un ambiente más saludable, mas agradable y por lo tanto que permitirá mejorar la calidad de vida de los involucrados.

La participación conjunta de diferentes organizaciones e instituciones, permitirá unir no solo a los que residen en un espacio muy acotado, sino visualizar salidas reales a los problemas ambientales considerados.

Publicado el 14 de julio de 2004

Neticoop es un servicio de la Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas
© CUDECOOP 1998 - 2006 Powered by Spip.