NETICOOP

Sábado, 19 de Abril de 2014. Montevideo, Uruguay

Diagnóstico del movimiento cooperativo hondureño

Por María Luisa Niño de Sánchez*

Resumen del diagnóstico

El movimiento Cooperativo Hondureño es de origen reciente en el siglo pasado y su crecimiento se relaciona con el grado de desarrollo que ha alcanzado el país, encontrándose todavía en una etapa de subdesarrollo y con unos altos índices de pobreza que marcan la vida hondureña y que obligan a pensar en soluciones para incorporar mayor población a los niveles de subsistencia. El Cooperativismo es y ha sido respuesta a la solución de problemas de índole económico y social de la población, sin embargo no ha desarrollado todo su potencial de servicio para cubrir mas población y prestar mas y mejores servicios en el carácter del Ser Humano en su doble función de consumidor y productor de bienes y servicios.

El ser parte del Sector Social de la Economía ubica a las cooperativas en un modelo de empresa distinta a las tradicionales. Es una expresión de la voluntad y esfuerzo concreto de un conglomerado de asociados cuya rentabilidad financiera y social tiene una distribución equitativa despejando de esta manera contradicciones por razones de apropiación indebida de derechos y recursos.

El diagnostico en primera instancia y los impactos que puede evidenciar el movimiento cooperativo en la labor social comunitaria, en segunda, permiten un complemento, que en su conjunto, brindará opciones de estudio y aplicación de la doctrina cooperativa en beneficio de los pobres y la participación de los dirigentes cooperativos.

Este estudio se ha hecho yendo desde los datos generales del Cooperativismo hasta la especificidad del combate a la pobreza y el desarrollo local como sugerencias para el desarrollo del país con el apoyo del movimiento cooperativo.

Tabla de contenido
Introducción General.
Capitulo I Historia del Movimiento Cooperativo Hondureño
Capitulo II Aspectos Legales
Capítulo III Relación Movimiento Cooperativo con el Estado
Capítulo IV Estructura del Cooperativismo en Honduras
Capítulo V Situación actual del movimiento cooperativo
Capítulo VI Conclusión
Bibliografía

Introducción General

Localización del contexto

La población Hondureña estimada en 6.200,000. habitantes habita en una superficie total de 112,088 Kilómetros cuadrados, correspondiendo a una densidad poblacional de 55.3 habitantes por kilómetro cuadrado. La población se distribuye en un 65.9% rural y un 34.1% urbana, observándose en los últimos años una fuerte migración del campo a la ciudad, dirigiéndose principalmente a Tegucigalpa y San Pedro Sula que son las dos principales ciudades donde se desarrolla la actividad económica del país.

En Honduras existe el Cooperativismo como sistema económico y social que se basa principalmente en la satisfacción de las necesidades de una comunidad, mediante el esfuerzo común. Tiene dentro de su conceptualización un conjunto de ideas y conceptos como la mutualidad, la unión de los débiles por medio de la solidaridad para lograr mayor fuerza, la justa participación de las ganancias y las perdidas, la unión de las personas que afrontan problemas comunes, la primacía del hombre sobre el dinero. El concepto predominante que se encuentra presente en las cooperativas es de un grupo de personas comprometidas en la acción conjunta sobre bases democráticas y de esfuerzo propio que se proponen asegurar un servicio o un ordenamiento económico que sea benéfico para todos los que participen.

Se ha incursionado muy poco en el análisis del Movimiento Cooperativo y mucho menos en el registro histórico de su acontecer, siendo este, de acuerdo a Elizabeth Vidal "Un elemento que suministra datos complementarios necesarios para el diagnóstico", marcando este hecho, un problema muy importante para plantear el futuro de este sector dentro de los procesos de desarrollo social y económico del país, ofrecer un estudio que llene este vacío y que facilite la toma de decisiones a los dirigentes cooperativos que tienen a su cargo en la actualidad, la responsabilidad insoslayable de mantener a este movimiento en permanente cambio para que se acople a las necesidades de las comunidades que lo forman y le dan vida, es un compromiso adquirido con este documento.

Es muy importante conocer los hechos que han precedido el desarrollo del movimiento cooperativo hasta donde ha llegado hoy, para poder fijar una proyección futura que satisfaga y garantice su presencia en el desarrollo social comunitario de Honduras.

Este es el fin de este trabajo, brindar los elementos básicos de estudio para la planeación del movimiento cooperativo hacia la presente década, primera del nuevo milenio.

En la medida que podamos estudiar con claridad el comportamiento del movimiento cooperativo hondureño mas fácilmente podremos fijarnos los logros que se quieren obtener con la aplicación de la doctrina cooperativa.

Antecedentes del estudio

El cooperativismo es un fenómeno único que intenta reunir la gestión de organizaciones locales a objetivos directos de mejor desarrollo. Las cooperativas existen desde hace tiempo, sobre todo en este continente y se desarrollaron en diferentes sistemas políticos. En América, las cooperativas jugaron y juegan un papel importante para una parte significativa de la población. Cada país tiene sus particularidades, su historia, sus éxitos y sus desafíos.

En su objetivo de comprender mejor la dinámica continental del cooperativismo se reconoce que existe una falta importante de información sobre los diferentes movimientos cooperativos de América, así como una falta de datos de base a fines de estudios comparativos. El trabajo presente pretende pues paliar a esta falta de información realizando un estudio que permita determinar el estado actual del cooperativismo, específicamente en Honduras, determinando y caracterizando su estado actual.

Se analizaran los sectores en donde está presente el cooperativismo, haciendo una presentación de cada sector y determinando la presencia y el papel que el cooperativismo juega en el panorama nacional hondureño y su incidencia social y económica.

La relación con el estado: instituciones de supervisión y vigilancia, de promoción.

La educación e investigación cooperativa. Entidades cooperativas que hacen educación e investigación.

La ley cooperativa y el tratamiento especial a la educación, el papel que juegan las universidades y la profundización de procesos de investigación.

La problemática que enfrenta y ha enfrentado el cooperativismo en el país. Problemas estructurales y coyunturales, posibles causas, panorama social y económico actual de Honduras, que permita tener una idea de la situación económica que se encuentra viviendo.

Las cooperativas deben trabajar por el desarrollo de la comunidad pero de un modo sostenible, es decir que favorezca el progreso socioeconómico y el mejoramiento del nivel de vida, sin olvidar la calidad de ésta, en lo que se refiere a la salud, al medio ambiente, al mantenimiento del ecosistema, en otras palabras a una atmósfera sana de toda contaminación. Mirando siempre al futuro de las generaciones actuales y el porvenir. Esto quiere decir que las cooperativas deben tener políticas para trabajar por el desarrollo sostenible y que sus decisiones particulares deben siempre mirar que no afecten negativamente el desarrollo humano sostenible.

Todos los países de América Latina han hecho grandes esfuerzos tratando de establecer cooperativas con diferente propósitos: Ahorro y Crédito, rurales, de consumo, etc. Los fundamentos del cooperativismo establecen que cualquier grupo poblacional donde quiera que sea su ubicación, pueda gozar de los beneficios de la organización cooperativa ya sea como consumidores o como productores en los diversos campos de actividad que satisfacen las necesidades de la vida cotidiana, como son la vivienda, los servicios de salud, los créditos, el transporte, etc.

Capítulo I Historia del Movimiento Cooperativo

Las empresas cooperativas han venido desarrollándose en Centroamérica tratando de ajustarse a las realidades socioeconómicas actuales, con planes y programas tendientes a mejorar la gestión empresarial de sus entidades y el nivel de vida de sus miles de asociados.

El origen del cooperativismo Hondureño se remonta al siglo pasado; las primeras expresiones se manifiestan en el último cuarto del siglo XIX con el surgimiento de un organismo mutualista conocido como Sociedad de Ladinos de Márcala en 1876.

La segunda manifestación aparece en la ciudad de Ocotepeque en 1930 constituyéndose la sociedad cooperativa "El Obrero", igual manifestación se dio en Santa Rosa de Copán con la Sociedad Copaneca de Obreros.

En 1923 se inserta por primera vez en la Constitución de la República el precepto: "Es función del Estado promover la asociación cooperativa"; en 1927 la Ley de Sociedades cooperativas; en 1936 se aprueba la Ley de Sociedades Cooperativas para la venta de mercaderías a plazo con disposiciones para la regulación y fomento de las Asociaciones Cooperativas. En 1949 se incluyó en el Código de Comercio un capitulo destinado a la regulación de sociedades cooperativas, considerándolas en el mismo cuerpo de leyes de las sociedades mercantiles. En 1954 se aprobó la Ley de Asociaciones Cooperativas, dejando sin vigor él capitulo del Código de Comercio. Esta Ley estuvo vigente hasta 1987, al promulgarse una nueva Ley de Cooperativas.

El Soberano Congreso Nacional, en 1987, promulgó la actual Ley de Cooperativas de Honduras, hecho que permitió formalizar, y dinamizar la economía social productiva hondureña

Las empresas Cooperativas de Honduras en un lapso de tiempo relativamente corto se extendieron por toda la República hasta cubrir el total de 18 Departamentos.

En el año de 1990 el Movimiento cooperativo Nacional se había conformado en 9 subsectores: Vivienda, Industria, Ahorro y Crédito, Agropecuario, Consumo, Transporte, Agroforestal, Pesca y Mixtas; Esta variedad de actividades cooperativas representó en ese entonces 1,091 empresas cooperativas con un total de afiliados de 183,473. el comportamiento del Sector en 1997 alcanzó un desarrollo de la magnitud siguiente: Total No. Cooperativas: 1,248; y Total Asociados: 292,500.

Para efectos de análisis histórico el desarrollo del movimiento cooperativo en Honduras se ha dividido en periodos que pueden facilitar su estudio. Aldo Cardona, quien en su libro "Las Cooperativas en Honduras", nos ayuda a conocer periodos históricos que marcan, según él, etapas significativas del movimiento cooperativo, hasta 1980. Las etapas siguientes del 80 a nuestros días son aporte de la autora de este estudio:

Etapa de Desarrollo Espontáneo ( Hasta 1950)

Esta etapa abarca manifestaciones de cooperación en su forma primitiva heredadas de las culturas PREhispánicas (Chortis, Lencas), y formas de organización que surgieron con impulsos espontáneos y bajo inspiración gremialista mutualista. Etapa que cubre hasta 1949.

Etapa del Impulso Estatal (1950-1959)

A partir de la década de los 50 el Estado se hace cargo del impulso del movimiento cooperativo. Como cita el Dr. Jorge Saint-Siegns en su folleto "Honduras Cooperativa"

Nacen verdaderamente las cooperativas en Honduras y si bien el fenómeno cooperativo y su implantación se debe a esfuerzos individuales, estos se dieron dentro de un marco institucional y recibieron apoyo directo del Estado. En 1954 se creo la Ley de Asociaciones Cooperativas".

Etapa de Desarrollo Federativo (1960-1969)

La década de los sesenta marco un desarrollo federativo en el campo cooperativo en toda América Latina. La política integrativa se realizo principalmente en el sector agropecuario y de ahorro y crédito, que tuvieron un gran impulso auspiciados por la AID ( Agencia para el desarrollo del Gobierno de los Estados Unidos.

Se crearon 4 federaciones y se creo el Instituto Hondureño de Estudios Cooperativos.

Etapa de Crecimiento Sectorial (1970 a 1980)

Se duplicó el número de cooperativas que se formaron durante las dos décadas anteriores.

De acuerdo a un estudio hecho sobre las Cooperativas en América Latina en 1976, se acotaba que el crecimiento de las cooperativas era de tendencia constante, pero denotaban algunos obstáculos principales que impedían un mayor desarrollo del cooperativismo, como eran: El bajo nivel de educación y la deficiencia financiera de las cooperativas, también impedía el hecho de que en su gran mayoría eran organizaciones muy pequeñas con deficiencias en sus niveles de integración para consolidarse mutuamente y dejaban su asociación solo para tener un nivel de representación sin mayor compromiso.

La actitud del estado sigue siendo favorable al desarrollo del movimiento cooperativo y le concede principalmente ventajas tributarias y programas de crédito preferenciales. El cooperativismo llega a tener participación en el Consejo Asesor del Jefe del Estado

En 1971 se creo la Confederación Hondureña de Cooperativas CHC.

Etapa de Desarrollo y posteriormente Crisis Socio-económica de la región (1980 a 2000)

En este periodo se inicia la adopción de políticas de carácter global incorporándose la apertura económica que influyo para que el movimiento cooperativo dejara de tener su carácter puramente nacional y se empezara a dar las alianzas internacionales y se dejara de hablar de los problemas económicos de Honduras, para hablar del contexto centroamericano y de los países ricos y pobres y de la globalización que abrió fronteras e hizo comunes a varios países por regiones, sus problemas y las posibles soluciones.

Willy Brandt en "El Informe de la Comisión Independiente sobre Problemas Internacionales de Desarrollo" titulado NORTE SUR, Un Programa de Supervivencia, comentaba" Debemos confrontar, queramos o no, más y más problemas que afectan a la humanidad, de tal manera que las soluciones deben ser, inevitablemente internacionales. Los peligros y desafíos mundiales - guerra, caos, autodestrucción- exigen la formulación de políticas nacionales que vayan mucho mas allá de los problemas parroquiales y aun nacionales. Sin embargo esto se esta llevando acabo a paso de tortuga.

Todavía predomina el pragmatismo defensivo, cuando lo que se necesita son perspectivas nuevas y liderazgo efectivo a favor de los intereses reales de pueblos y de la humanidad."

En los primeros diez años de esta etapa que son los famosos años 80 que fueron etiquetados como la "década perdida" para el desarrollo económico de América Latina, la región se hundió en un estancamiento y la inflación agobiada por la deuda externa se dejo manifestar por escasa inversiones locales y masivas fugas de capital, hechos estos, que afectaron al movimiento cooperativo que continuó con un crecimiento desacelerado y sin estar acompañado de un proceso educativo y formativo para cimentar la doctrina cooperativa en los miles de asociados, solamente haciendo énfasis en la formación inicial del asociado y después ya no existían programas establecidos que generaran una formación e integración de los cooperativistas alrededor de su cooperativa. Existía ya el Instituto Hondureño de Formación e Investigación Cooperativa, pero no fue tomado en cuenta en la medida de su importancia dentro del movimiento cooperativo. Se careció de una estructura adecuada desde un punto de vista pedagógico y técnico.

La Universidad Nacional de Honduras ofrecía clases de cooperativismo, limitándose a temas de doctrina, historia, estructura y legislación, sin poder medir ningún avance en los resultados parciales o aislados de esta formación.

Sin investigación de alta calidad orientada hacia la practica en el campo del cooperativismo no se puede mejorar la eficiencia económica y social de las cooperativas.

Después de enfrentar un crecimiento como el anotado anteriormente en este documento para la década de los noventas, se entra en una crisis cooperativa, motivada por la situación mundial de crisis políticas y económicas y por los graves problemas que enfrentaba Honduras, como uno de los países más pobres de América Latina, se pasó por una gran incertidumbre y la quiebra de movimientos cooperativos de países vecinos y de América del Sur que comenzaron a minar la confianza de la población en el movimiento cooperativo. Se ha mantenido los últimos años de esta segunda década en una peligrosa recesión que requiere un repunte para darle nuevamente un impulso que lo retome como una alternativa de bienestar para las poblaciones que se incorporen al cooperativismo y de verdad pongan su empeño en aplicar los principios cooperativos en beneficio del hombre para el hombre.

Etapa Actual de reconversión social y económica (2000 a nuestros días: 2003 )

Existe en la actualidad una vuelta a pensar en que la economía social y sus participantes, como el cooperativismo pueda ser una opción viable para los procesos de combate a la pobreza y creación de fuentes de trabajo que tanto se necesita en el país.

Existe actualmente una conciencia en el gobierno de ayudar al sector informal de la economía brindándole mayor acceso al crédito y capacitación para que adquieran un mayor grado de destreza. La magnitud del problema de la pobreza es tan grande que todas las medidas que se puedan complementar para crear programas especiales de creación de empleo van a ser favorecidas con el apoyo del gobierno y organismos internacionales. Es el momento para el movimiento cooperativo hondureño ofrezca su infraestructura social para apoyar desarrollo de planes y programas de beneficio a las comunidades más pobres y dé opciones para los integrantes de la economía informal que requieren apoyo y organización.

El movimiento cooperativo hondureño ha atravesado por grandes acontecimientos y ahora tiene que enfrentarse a su realidad de vincularse mas a las comunidades y colaborar en su desarrollo o perder su vigencia como movimiento social y económico que brinda bienestar a la población

Capítulo II Aspectos Legales

Los aspectos legales son muy importantes en el proceso de desarrollo del movimiento cooperativo en Honduras y vale la pena citar apartes de la Ley del Sector Social de la Economía y por supuesto la misma ley de cooperativas que rige actualmente al sistema en el país.

El Congreso Nacional, mediante decreto No.193-85 emitió la Ley Del Sector Social de la Economía, donde se recogen expresiones muy claras sobre el movimiento cooperativo en Honduras así:

Art. No 1 : "Declarase de interés publico la organización, fomento y desarrollo del sector económico social del país de acuerdo con los principios de eficiencia en la producción, justicia social en la distribución de la riqueza y el ingreso nacional " Texto parcial este que indica la cabida del movimiento cooperativo por reunir las condiciones económicas y sociales citadas en este articulo, y

Art. N0. 3 "El sector social de la economía estará integrado por asociaciones cooperativistas, empresas asociativas de campesinos,..etc. Articulo este que reconfirma la presencia del cooperativismo en el Sector Social de la economía de Honduras.

La Ley de Cooperativas de Honduras y su Reglamento, aprobada la primera mediante Decreto No. 65-87, el 20 de marzo de 1987, y el segundo mediante Acuerdo Ejecutivo no. 191-88 del 22 de julio de 1988, constituyen el cuerpo normativo fundamental del Movimiento Cooperativo

Se establecen las Bases filosóficas jurídicas que norman el desenvolvimiento y actos del sector cooperativo Hondureño señalando lo siguiente:

Que el Cooperativismo racionaliza el uso de la cooperación humana como medio para obtener el bienestar material y la satisfacción espiritual del hombre

Que el cooperativismo racionaliza el uso de la cooperación humana como medio para obtener el bienestar material y la satisfacción espiritual del hombre.

Que no obstante ser las cooperativas entidades autónomas, de carácter privado, corresponde al Estado velar por su promoción y protección, garantizado el libre desarrollo del cooperativismo mediante el instrumento jurídico adecuado.

La ley de cooperativas consta de 6 títulos. Cada Titulo tiene capítulos y Secciones, donde se detalla todo el accionar del pueblo hondureño frente a las diversas situaciones que se presentan en el movimiento cooperativo y su normativa existente en el territorio nacional.

Sus artículos van desde el 1 hasta el 241.

Su índice de contenido es el siguiente:

TITULO I Disposiciones Preliminares
TITULO II Cooperativas y Cooperativistas
Capitulo I De las Cooperativas
Sección Primera Definición y Requisitos
Sección Segunda Constitución y Personalidad
Sección Tercera Administración y Vigilancia
Sección Cuarta Recursos Económicos
Sección Quinta Clasificación
Sección Sexta Régimen Tributario
Prohibiciones y sanciones
Sección Séptima Disolución y Liquidación
Capitulo II De los Cooperativistas
TITULO III Integración Cooperativa
Capitulo I Fusión, incorporación, transformación
Capitulo II Integración por niveles
Capitulo III Organismos de integración y auxiliares
TITULO IV Instituto Hondureño de Cooperativas
Capitulo I Creación, fines
Capitulo II Administración
Capitulo III Patrimonio
Capitulo IV Registro Nacional de Cooperativas
TITULO V Recursos contra Providencias y Resoluciones
TITULO VI Disposiciones finales y Transitorias

Es importante relacionar aquí los primeros artículos que enmarcan el movimiento cooperativo dentro del contexto nacional:

Por su parte el "Articulo No.1: Establece:"Declárese de necesidad nacional y de interés público, la promoción y la protección del cooperativismo, como uno de los sistemas eficaces para la promoción y la protección del cooperativismo, como uno de los sistemas eficaces para el desarrollo económico de la Nación, el fortalecimiento de la democracia, la realización de la justicia y la defensa de los valores y los derechos humanos"

El "Articulo No.2 señala": El estado garantiza el libre desarrollo del cooperativismo y la autonomía de las cooperativas como entidades privadas. El cooperativismo constituye un sector especial, con personalidad propia dentro de la economía y la sociedad nacional".

El Articulo No.3 establece": El sector cooperativista tendrá representación propia en los organismos del Estado ligados con la economía y el desarrollo nacional, cuando así lo determine la Ley".

El Articulo No.6 señala": Las cooperativas son organizaciones probadas, voluntariamente integradas por personas que, constituidas conforme a esta Ley e inspirados en el esfuerzo propio y la ayuda mutua, realizan actividades económico-sociales, a fin de prestar a sí mismas y a la comunidad, bienes y servicios para satisfacción de necesidades colectivas e individuales".

Actualmente se cursa en el Congreso Nacional una Propuesta de reformas a la Ley de Cooperativas de Honduras, presentada por la Confederación Hondureña de Cooperativas, CHC, consensuada con los representantes del movimiento cooperativo nacional y las reformas van orientadas hacia adecuar la Ley a los tiempos actuales en cuanto conceptos sobre el genero y su equidad y especificar en la Ley una mayor representatividad del cooperativismo dentro de la economía social de Honduras.

CAPITULO III Relación del Movimiento Cooperativo con el Estado

Como se anoto en la reseña histórica el movimiento cooperativo ha tenido épocas en que fue definitivo en su desarrollo, la participación del Estado como Institución rectora, promotora y reguladora. Con el paso de los años continua siendo importante, pero no tan definitiva en su crecimiento y desarrollo. Los asociados han crecido, los dirigentes van asumiendo un papel mas beligerante y conciente de manejar por sus propios medios el futuro del movimiento, sin esperar la mano benefactora del estado, como en otros años.

La relación del Movimiento Cooperativo con el Estado se basa principalmente en la existencia del IHDECOOP y por medio de El se produce el acercamiento al movimiento para tratar de regularlo y apoyarlo.

En la Ley de Cooperativas, existen disposiciones relativas al Instituto Hondureño de Cooperativas, IHDECOOP, como el organismo representante del Estado para ejercer supervisón, vigilancia y promoción del Cooperativismo:

Artículo No. 93:"Como organismo Rector del Movimiento Cooperativista créase el instituto Hondureño de Cooperativas como institución descentralizada del Estado, autónomo y con patrimonio propio que tendrá a su cargo, en forma exclusiva, la organización del sector cooperativista de la economía en el marco de los principios del cooperativismo y por ende, la formulación dirección, planificación, coordinación, y ejecución, de la política del Estado en materia cooperativa. La sigla IHDECOOP identifica El Instituto Hondureño de Cooperativas".

Artículo No.95: El IHDECOOP tendrá los objetivos siguientes:

-  Aprobar la constitución, la disolución y la liquidación de cooperativas.

-  Llevar el Registro Nacional de Cooperativas.

-  Llevar y mantener actualizada la información estadística del Movimiento Cooperativo. Fiscalizar el movimiento contable, legal y económico de las cooperativas para la eficacia de su control y administración.

-  La inspección y vigilancia de las cooperativas serán ejercitadas por el Estado a través de IHDECOOP

El Movimiento Cooperativo Hondureño atraviesa por una crisis de identificación, han sucedido muchos cambios sustanciales dentro de la economía hondureña, se ha iniciado un nuevo gobierno recientemente, los organismos internacionales han obligado al Estado a presentar una Estrategia Nacional de Combate a la pobreza, se avecina la apertura comercial primero de Centroamérica y luego con México y Estados Unidos y Honduras tiene que prepararse desde todos sus sectores para atender esta nueva forma de integración, es aquí donde el movimiento cooperativo debe jugar un papel importante que contribuya a organizar a las comunidades a nivel regional para enfrentar con mayores capacidades todas las nuevas alternativas de desarrollo que se presentaran y tratar de minimizar el impacto de esta integración en la clase menos favorecida que requiere de apoyo y organización para optimizar el uso de sus escasos recursos ya sea económicos, sociales o materiales.

El Estado en apoyo al movimiento cooperativo debe propiciar la formulación de planes y programas de reconversión productiva, tendientes a mejorar la gestión empresarial de las cooperativas e incrementar la competitividad genuina de su aparato productivo y de sus diversas actividades en el mercado, estimulando la productividad y obligando a sus dirigentes y ejecutivos a ser cada día más capaces para afrontar estos procesos con éxito.

CAPITULO IV . Estructura del Movimiento Cooperativo en Honduras

El Movimiento Cooperativo alberga, de acuerdo a datos estadísticos de 1995, aproximadamente 430.000 asociados y de acuerdo al numero de integrantes promedio de un grupo familiar en Honduras se ha establecido que tiene un promedio de 5 miembros, si se multiplica este promedio por el numero de cooperativistas se estaría hablando de 2.150,000 hondureños que integran directa o indirectamente el movimiento cooperativo, mas o menos, representando el 35% de la población total.

Miembros del movimiento cooperativo, caracterización de los asociados según el sector al que pertenecen

Se estima aproximadamente mas de 430,000 afiliados al movimiento cooperativo y su ubicación por tipos de cooperativas, se describe a continuación, de acuerdo al INSTITUTO HONDUREÑO DE COOPERATIVAS Registro Nacional de Cooperativas.

Este cuadro hace notar que ha existido movimiento cooperativo desde hace muchos años en todos los departamentos del país y que el incremento en este periodo de 25 años es bastante considerable.

De acuerdo a la orientación por actividad se presenta un porcentaje comparado de los dos años de 1977 y 2002 en donde se puede deducir que la inclinación del movimiento cooperativo hondureño esta orientado en primer lugar a las cooperativas agropecuarias y en segundo lugar a las cooperativas de servicios múltiples o Mixtas en el 2002 porque en 1977 el segundo fue para las de ahorro y crédito dándole un tercer lugar a las cooperativas de ahorro y crédito, en 1977 y a las múltiples o mixtas en el 2002.

Al nivel de segundo grado existen Federaciones, Uniones y Alianzas que agrupan cooperativas alrededor de un servicio común para todas. Vale la pena aclarar que no todas las cooperativas se encuentran federadas y por esto hay diferencia entre el numero de cooperativas y las que figuran asociadas. Las principales Organizaciones de segundo grado existentes en Honduras son:

FEDERACIÓN HONDUREÑA DE COOPERATIVAS DE VIVIENDA LIMITADA, FEHCOVIL

Subsector: Vivienda
Constitución: 30 de septiembre de 1963
Afiliados: 43 cooperativas
No. Cooperativistas: 3,131 asociados
Razón de Ser: Soluciones habitacionales sobre la base del modelo cooperativo
Área de Intervención: San Pedro Sula, Tegucigalpa, La Ceiba, Choluteca Y Catacamas.
Logros: Inversión en vivienda hasta 1998 de mas de L.25 Millones de lempiras

ASOCIACIÓN CAMPESINA NACIONAL, ACAN

Subsector: Agropecuario Reformado
Constitución: 1981
Afiliados: 90
No. Cooperativistas: 3,250
Razón de Ser: Mejorar las condiciones económicas y sociales De los campesinos.
Unificar a los trabajadores del campo
Representación Gremial
Área de Intervención: Sector rural del país
Servicios: Capacitación Técnica, gestión de financiamiento
Asistencia legal y representación gremial.

FEDERACIÓN NACIONAL DE COOPERATIVAS DE TRANSPORTE FENACOTRAL

Subsector: Transporte
Constitución: 1966
Afiliados: 38
No. Cooperativistas: 1820
Razón de Ser: Organizar el servicio de transporte bajo el modelo cooperativo
Área de Intervención: Centro, norte, occidente y litoral Atlántico
Servicios: Comercialización de lubricantes, servicios de asistencia
Técnica, asesoria administrativa y representación gremial

FEDERACIÓN HONDUREÑA DE COOPERATIVAS AGROFORESTALES FEHCAFOR

Subsector: Agroforestal
Constitución: 1974
Afiliados: 20
No. Cooperativistas: 1,617
Razón de Ser: Mejorar la condición económica y social de las Comunidades que viven en tierras de vocación forestal Y estimular la iniciativa individual y colectiva
Área de Intervención: Zonas forestales del País
Servicios: Elaboración de planes de trabajo, capacitación agrícola
Servicios legales y representación ante COHDEFOR

FEDERACIÓN HONDUREÑA DE COOPERATIVAS INDUSTRIALES FEHCIL

Subsector: Pequeña y mediana industria
Constitución: 1979
Afiliados: 15
No. Cooperativistas: 1852
Razón de Ser: Promover el desarrollo de pequeños y medianos Industriales en el ámbito industrial
Área de Intervención: Norte y Sur del País
Servicios: Educación, prestamos, asistencia técnica, Comercialización, atención gremial a Industrias de calzado, confección de ropa
Muebles de madera, industria del junco,
Explotación de cal e industrias de envasados Y conservación de alimentos.

FEDERACIÓN DE COOPERATIVAS DE AHORRO Y CREDITO FACACH

Subsector: Ahorro y Crédito
Constitución: 1966
Afiliados: 98
No. Cooperativistas: 394,163
Razón de Ser: Representar a las cooperativas de ahorro y crédito
Para defender sus intereses y proporcionar Servicios técnicos y seguros colectivos.
Área de Intervención: Nacional
Servicios: Intermediación financiera, seguros y fianzas
Desarrollo empresarial, asesoria técnica
Capacitación y mercadeo

FEDERACIÓN DE COOPERATIVAS AGROPECUARIAS Y EMPRESAS DE LA REFORMA AGRARIA DE HONDURAS FECORAH

Subsector: Agropecuario reformado
Constitución: 1970
Afiliados: 180
No. Cooperativistas: 8,100
Razón de Ser: Mejoramiento económico, social y cultural de sus asociados
Área de Intervención: Tocoa, Choluteca, ERL Progreso, Intibuca Occidente y Oriente
Servicios: Asistencia Técnica, capacitación y Representación gremial

UNION DE COOPERATRIVAS DE SERVICIOS AGROPECUARIOS UNIOCOOP

Subsector: Agropecuario
Constitución: 1985
Afiliados: 11
No. Cooperativistas: 2,649
Razón de Ser: Gestionar, coordinar y proporcionar Servicios de asistencia técnica, administrativa Y educativa, financiera y cualquier otra dirigida A fomentar y establecer buenas relaciones Comerciales y de cooperación con empresas Y personas.
Área de Intervención: Nacional

CENTRAL DE COOPERATIVAS CAFETALERAS DE HONDURAS LA CENTRAL

Subsector: Café
Constitución: 1997
Afiliados: 80 cooperativas y 20 precooperativas
No. Cooperativistas: 10,000
Razón de Ser: Organismo de Integración de segundo grado de Cooperativas cafetaleras y empresas exportadoras con Fines de desarrollo rural.
Área de Intervención: 12 departamentos del país
Servicios: Presencia y posición en espacios nacionales y en Políticas nacionales sobre el café. Comercialización con crecimiento de la exportación Y generación de estructura organizativa para el beneficiario

ASOCIACIÓN HONDUREÑA DE PRODUCTORES DE CAFÉ AHPROCAFE

Subsector: Café
Constitución: 1967
Afiliados: 39 cooperativas y 150 precooperativas
No. Cooperativistas: 4,601
Razón de Ser: Mejorar condiciones económicas y sociales de los Productores del café
Área de intervención: Nacional
Servicios: Capacitación y educación, comercialización, Financiamiento para seguridad alimentaria, Organización de microempresas, financiamiento De insumos y maquinaria, alimentos por trabajo y representación gremial

Dimensión organizacional, relación entre organizaciones cooperativas

La dimensión organizacional esta dada para el movimiento cooperativo por medio de la unificación de sus organismos de segundo grado alrededor de la CHC, Central Hondureña de Cooperativas, que agrupa 9 Organizaciones que representan cooperativas de segundo grado (Anexo No.1 Lista de Organizaciones de Segundo Grado pertenecientes a la CHC), en los 18 departamentos de Honduras. Todas están representadas y las decisiones que se toman son para bien del movimiento cooperativo y se extiende a todas las 1,658 cooperativas indirectamente, aunque no estén afiliadas a los organismos de segundo grado y a sus 431,183 cooperativistas, aproximadamente. Especialmente en lo que se relaciona con el gobierno, la CHC representa al movimiento cooperativo hondureño

Dimensión Asociativa. Caracterización del movimiento cooperativo desde su perspectiva nacional

La dimensión asociativa se da de acuerdo a lo estipulado por la ley. En un primer nivel se encuentran las cooperativas formadas por los asociados individuales, en un segundo nivel están las federaciones que representan personas jurídicas, agrupaciones de cooperativas de la misma orientación, por ejemplo: la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito FACACH, la Federación de cooperativas de vivienda FEHCOVIL, etc. Y en un tercer nivel se asocian las Federaciones, igualmente personas jurídicas, que en el caso de Honduras lo hacen en la CHC, Central Hondureña de Cooperativas, quien representa a todo el movimiento cooperativo nacional e internacionalmente. Los beneficios que se logran se extienden a todas las cooperativas y sus cooperativistas, estén asociados o no.

Capítulo V Situación Actual del Movimiento Cooperativo Hondureño

El movimiento cooperativo ha alcanzado en sus años de vida en Honduras una madurez a la que lo ha enfrentado el haber pasado por diversas etapas ya mencionadas, pero que ahora lo colocan frente a la disyuntiva de tomar nuevas decisiones en la proyección social y económica que se le quiera dar para la presente década.

Las cooperativas juegan un papel importante en el desarrollo sostenible, entendiendo este, como: El que atiende a las necesidades presentes sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para atender a sus propias necesidades", puesto que en sus objetivos brinda ayuda a sus miembros para que atiendan sus necesidades de tipo socio-económico, como entidades democráticas y participativas promueven la igualdad y la equidad, como entidad locativa son participes y preocupados por la justicia social y el cuidado del medio ambiente.

El cooperativismo legaliza la equidad y la solidaridad mientras que las tesis neoliberales legalizan la ley del mas fuerte sobre el más débil, considerándose estas, como tesis opuestas.

El crecimiento del movimiento cooperativo en Honduras ha permitido que tome posiciones de preponderancia dentro de los organismos del estado que lo miran con respeto y facilitarían el vincularse con Él en programas de desarrollo local y regional.

El subsector de cooperativas agropecuarias ha probado constituir un elemento positivo en el desarrollo económico y social del área donde se encuentran, los salarios han mejorado y la productividad es más alta que el promedio del país en donde no existen asociaciones cooperativas.

Entre las cooperativas se encuentran las de ahorro y crédito que es considerado por la mayor parte de cooperativistas como el más sólido, bien estructurado y eficiente con relación a los servicios que presta.

El 90% de las cooperativas de ahorro y crédito son de tipo abierto y el 10% es de tipo cerrado, el 70% están ubicadas en el sector urbano y el 30% están en el sector rural. Las cooperativas de ahorro y crédito se han dedicado mas a otorgar prestamos que a fomentar el espíritu de ahorro. Estas cooperativas han servido eficazmente para sustituir a intermediarios y usureros con resultados altamente positivos para sectores poblacionales urbanos y rurales.

Las otras modalidades que han tenido una influencia destacada en Honduras son las de vivienda, cafetaleras, servicios múltiples y transportes. Por lo menos han mantenido su vigencia a través de los años.

Impactos a nivel social y económico del movimiento cooperativo

La finalidad última de este estudio de investigación es aplicar sus resultados para vincular al movimiento cooperativo a un plan previamente establecido que permita a la población, por ejemplo, tener acceso a la solución de los problemas primarios que requiera mejorar su calidad de vida en cuanto a la salud, la alimentación y la educación y sus oportunidades de trabajo, facilitando sus organizaciones cooperativas como canalizadores más efectivos y seguros de la aplicación de determinadas medidas preventivas capaces de disminuir la extrema pobreza.

Se tendría que asegurar la validez de la vinculación del movimiento cooperativo al apoyo del desarrollo local y mirar posibles resultados, su aplicabilidad en la práctica y la validez externa que se pueda dar a estos programas, lo que supone un juicio de valor para intentar evaluar, por ejemplo, si los resultados pueden ser aplicables a las poblaciones donde más se ha desarrollado el cooperativismo, donde su presencia es significativa. Esta valoración se fundamenta sobre todo en la magnitud del efecto que se pueda observar, talvez con un programa piloto observado, ya que, si es de escasa relevancia, habría que orientarlo con diferentes escenarios de trabajo.

Medidas de impacto se pueden analizar para estimar el efecto de un factor de estudio sobre una variable de respuesta. Esta estimación suele hacerse a través de medidas de asociación, con el riesgo relativo.

Estas medidas estiman la fuerza que pudiera tener el movimiento cooperativo logrando un impacto potencial o real dentro de las poblaciones donde el cooperativismo esta presente. El riesgo siempre debe analizarse cuando se trata de proyecciones sociales para estudiar las probabilidades de éxito o fracaso. "Plantear la eliminación total de un riesgo suele ser una irrealista estimación de impacto potencial" . Se considera que el riesgo de impulsar al movimiento cooperativo a un proceso de vinculación más directa al desarrollo del país, pueda ser un riesgo menor y las probabilidades de éxito sean notorias, al realizar el plan piloto.

Cuando se habla de medidas de impacto. Esquemáticamente, se pueden distinguir dos tipos, el primero cuando se diferencian las incidencias, o diferencia de riesgos entre los grupos estudiados y el otro la proporción de la incidencia en un grupo o población. Se puede hacer un análisis de las medidas de impacto del movimiento cooperativo dentro del desarrollo socioeconómico de Honduras y el porcentaje de población que estaría cubierta.

En cuanto a las mediciones se debe aclarar que no solo los datos cuantitativos pueden aportar información necesaria útil para mediciones con indicadores de referencia para estudiar el impacto de un proyecto o plan.

Es oportuno citar aquí el concepto que se maneja de "Capital Humano" y Capacidad Humana, entre ambas perspectivas hay una diferencia fundamental relacionada con la distinción de medios y fines, según Sen: " El reconocimiento del papel de las cualidades humanas en la promoción y el sostenimiento del crecimiento económico, por importante que sea no nos dice nada a cerca de por que el primero que se busca es el crecimiento económico, Si en cambio se da énfasis a la expansión de la libertad humana para vivir el tipo de vida que la gente juzgue valedera, el papel del crecimiento económico en la expansión de esas oportunidades debe ser integrado a una comprensión mas profunda del proceso del desarrollo, como la expansión de la capacidad humana para llevar una vida mas libre y mas digna."

"El sistema cooperativo moderno que hoy día esta recorriendo el mundo, es la formula para ajustar la cooperación a la institucionalidad, el cooperativismo busca establecer la vía practica en que los valores humanos sean el medio, el camino y el bien general sea el fin, del cual este camino forma parte integral" EL proceso económico de proveer bienes y servicios involucra una coordinación de los factores productivos y el cooperativismo ofrece esta coordinación cuando estimula el bien comunitario y la participación democrática que envuelve el respeto por la persona y su dignidad.

Estudiosos del cooperativismo han determinado como condiciones favorables de apoyo social y de apoyo económico que se puede aportar para beneficio comunitario regional y nacional, pueden perfectamente brindar oportunidades de expansión de la capacidad humana orientada por medio del crecimiento económico hacia el servicio del logro del bienestar humano.

Estas contribuciones marcan posibilidades de medición y pueden formar el contexto de un Plan Piloto que se pueda poner en practica para estudiar sus resultados y hacer luego un Plan Nacional de Apoyo a la población especialmente a la que se encuentra bajo los márgenes de la pobreza extrema en Honduras.

Posibles alternativas

Establecer alternativas de desarrollo para mejorar el nivel de vida de los pueblos, aunque es difícil, se puede ir construyendo con el aporte de la sociedad civil y el gobierno para ir marcando los pasos a seguir con mas entereza hacia la solución principalmente de la pobreza de esta región centroamericana."Dentro de alternativas posibles a corto y mediano plazo, están las que se basan en alianzas de unión de fuerzas sociales que compartan las mismas finalidades: Un cambio en la racionalidad económica, a partir de las particularidades temáticas, unidas en torno alrededor del bienestar comunitario con dignidad."

El cooperativismo como parte integrante de la sociedad civil y de la economía social solidaria puede jugar un papel preponderante en la búsqueda de soluciones reales. "Introduciéndonos al siglo XXI se debe retornar a los esquemas humanizados que practicaron nuestros antepasados". Sin querer retroceder al pasado sino avanzar en la comprensión del genero humano y su organización social comunitaria, según las conveniencias de un futuro deseable y contemporáneo. La practica de la doctrina cooperativa nos hace volver el pensamiento a uno de sus fundamentos como es poner todo el uso de los recursos al servicio del hombre para el hombre.

Impulsar a los empresarios a mejorar la calidad de vida de sus empleados para que se genere un mejor status de vida para la clase media trabajadora que es la que produce los mayores ingresos para el país que se pueden revertir en programas sociales de alto alcance, a los cuales se puede vincular el movimiento cooperativo con sus organizaciones y sus asociados para brindar los beneficios de organizaciones ya constituidas.

Hay que descubrir cuales deben ser los modelos cooperativos que necesita el país, experimentarlos y extenderlos a través de un movimiento acelerado de formación institucional y liderazgo que identifique las mejores propuestas para el desarrollo

Diversificar las inversiones en áreas no explotadas que pueden ayudar al desarrollo social y económico de Centroamérica, como son la agroindustria el turismo, la investigación medica, etc. Impulsando la creación de empresas cooperativas en estas áreas no tradicionales para tener apertura a nuevas formas de trabajo y mayor beneficio social para la población.

Marcelo Ortiz Villacís escribe en su libro "EL Cooperativismo Un Mito de la Democracia Representativa" una alternativa de adopción inmediata para pasar de un Mito a una realidad: Dejar la etapa de formación académica simple para pasar a una inmediata educación practica del trabajo cooperativo, hay que enseñar, haciendo.

Se puede analizar una ultima alternativa consecuente con lo que aporta Salomón Kalmanovitz. El nivel municipal ha aumentado los impuestos para financiar mejores obras y los ciudadanos colaboran porque se sienten beneficiados, representados y no robados. La autonomía de los mandatarios propicia una mejor gestión en la defensa del interés propio municipal o regional. Unir lo más posible en un mismo nivel de recaudo con el gasto, propiciando una democracia representativa, aumentando el tamaño del gobierno municipal contra la reducción del gobierno central nos acerca al autogobierno ideal". Estas conclusiones vienen a fundamentar la necesidad de que el movimiento cooperativo se vincule al desarrollo local con mayor presencia y tomando, como se ha dicho anteriormente su nivel organizativo para ofrecerlo como medio de organización comunitaria para solventar los problemas más prioritarios en el combate a la pobreza.

Se considera importante el papel que el cooperativismo puede hacer en el desarrollo local y en el combate a la pobreza:

La inserción del movimiento cooperativo en la dinámica del desarrollo local:

"El espacio local ha sido revalorizado en el actual contexto social, en tal lugar estratégico, que permite la apertura de la democracia y la solidaridad que trasciende sus propios limites. Es de suma importancia incorporar la participación democrática de los hombres y de las mujeres en la reinvención local como fuerza viva que alimenta la conquista de nuevos espacios ciudadanos"

El desarrollo local esta tomando una posición importante en las políticas de desarrollo de Honduras, como en los demás países subdesarrollados, esto prioriza la necesidad de que el movimiento cooperativo que se encuentra en el ámbito local, ubicado dentro de la economía social pueda jugar un papel muy importante en el desarrollo de las comunidades en donde se encuentran sus asociados, que a su vez constituyen la población económicamente activa de la región y que se encuentran ya a un nivel de organización mayor que facilitaría el acceso a programas de mayor envergadura en beneficio de la solución de los problemas de las comunidades donde esta su radio de acción.

Con el objetivo de orientarse hacia el desarrollo local, en el hermano país centroamericano de EL Salvador se han definido unas áreas básicas de atención, que vale la pena mencionar y que pueden ser tomadas también como base en Honduras, para el apoyo que el movimiento cooperativo pudiera dar, si sus niveles de orientación política y social se enfocaran hacia el bien común y se entendiera el desarrollo y crecimiento como una necesidad de todos y no solamente del gobierno o agentes externos que vienen de afuera a solucionar los problemas, sin la intervención directa de los implicados y a su vez el cooperativista comprendiera la dimensión real que su cooperativa puede tener dentro de la participación del desarrollo local de su comunidad. Estas áreas son:
-  Iniciativas relacionadas con el fortalecimiento local por medio de iniciativas de mejoramiento de las capacidades locales sobre la base de procesos educativos y/o Asistencia técnica
-  Dotación de servicios y equipamiento social básico para mejorar las condiciones de vida de la población

-  Impulsar la infraestructura social económica que se relaciona con las vías de acceso y otros servicios que faciliten el intercambio de bienes y servicios para favorecer actividades de desarrollo productivo
-  Desarrollar actividades complementarias de desarrollo humano y productivo que faciliten la generación de actividades sostenibles de productividad local

-  Impulsar acciones para prevenir socialmente la delincuencia y facilitar la integración social, principalmente en zonas de alta concentración urbana

-  Conservación ambiental y gestión del riesgo para facilitar el ordenamiento territorial y la protección del medio ambiente local.

El nivel local de gobierno constituye hoy un factor estratégico en las políticas de desarrollo, planificación y participación, ya que su estrecha cercanía con la comunidad viabiliza la comunicación y el necesario diálogo entre el estado y la sociedad. Como comenta Neris M. Besson en su conferencia "Los desafíos de los gobiernos locales en cuanto a la gestión de los procesos de desarrollo", El "armado" de una región es una tarea política, administrativa y territorial donde confluye la acción del Estado y de la comunidad regional".

El combate a la pobreza y la contribución al aumento de la calidad de vida en las comunidades donde se desarrolla el movimiento cooperativo:

La pobreza es más que la falta de bienestar material significa negación de la libertad para vivir una vida larga, sana y creativa y disfrutar de un nivel decente de vida, independencia, dignidad, respeto por sí mismo y de los demás. El fin de todo proceso de desarrollo debe ser el incremento de las capacidades humanas y con ello la libertad para auto realizarse.

La Pobreza desde la perspectiva del desarrollo humano "No puede olvidarse que el desarrollo humano, como perspectiva de análisis, no se centra en las carencias de una sociedad, sino más bien en sus logros, en sus capacidades, en sus potencialidades. Honduras muestra a lo largo de la década de los noventa notables logros en desarrollo humano, mejores indicadores de salud y educación, consolidación democrática hay condiciones propicias para la transformación productiva para impulsar la estrategia de reducción de la pobreza que actualmente se esta desarrollando".

Se planteo en el Informe sobre Desarrollo Humano de 1997 que una estrategia para reducir la pobreza, dentro del enfoque del desarrollo humano, debería tener las siguientes prioridades de acción:

  1. Potenciar a mujeres y hombres para asegurar su participación en las decisiones que afectan sus vidas, permitiéndole a los pobres tener acceso a los activos que los protejan contra la vulnerabilidad
    Facilitando su acceso a vivienda y a tierra, como también acceso al crédito para producir.
  2. La igualdad de genero para que las mujeres que se encuentran en la primera línea de esfuerzos en su hogar puedan salir de la pobreza y se les permita opinar y adoptar decisiones en su hogar y en su comunidad.
  1. Estimular el crecimiento económico del país que contribuya en mayor medida a la reducción de la pobreza porque aumenta las opciones de empleo, la productividad y mejores salarios para los pobres, impulsando también recursos públicos para promover mayor desarrollo humano.
  2. Medidas en beneficio de los pobres rurales que son alrededor de las tres cuartas partes de la población, ayudándolos a aumentar su productividad agrícola y por ende subir el nivel de sus ingresos. Creación de una atmósfera propicia a la agricultura en pequeña escala, las microempresas y el sector no estructurado.
  3. Encauzar el ingreso publico hacia el gasto social más prioritario en la prestación de servicios básicos a los más necesitados
  4. Políticas poblacionales hacia la educación, la salud y la supervivencia de la infancia.
  5. Buen gobierno orientado a la toma de decisiones que se orienten hacia la solución de las más grandes necesidades de la población pobre y que establezca políticas de crecimiento económico estables y duraderas.
  1. Una sociedad civil activa que complementen los servicios gubernamentales haciéndoles llegar a gente y grupos que de otra manera no tendrían acceso a los servicios. Además ayudan a movilizar la opinión publica y la acción de la comunidad para ayudar a determinar las prioridades de desarrollo humano.

Es con estos objetivos últimos del programa de reducción de la pobreza que podemos vincular al programa nacional de combate a la pobreza con el movimiento cooperativo, sus objetivos y principios y la forma como en la practica pudiera hacerse un común esfuerzo con las fuerzas vivas de las comunidades regionales en una presencia de la sociedad civil con mas fortaleza para tomar por las riendas el destino de superación y disminución de la pobreza en el país.

Capítulo VI: Conclusiones

Debate General

"La transición global que gobierna el mundo - con una altísima y compleja multiplicidad de especificidades nacionales y regionales, y que de manera relevante se muestra anacrónica respecto a la base material de sustentación de la actividad humana- se explica en lo general por las transformaciones en las esferas de la producción, las nuevas formas de intercambio, las comunicaciones, y la gestión de la información, que concomitantemente esta acelerando el cambio institucional y social".

Cómo y hasta cuánto el movimiento cooperativo hondureño puede ofrecer de acuerdo a esta globalización y a sus condiciones, una oportunidad de desarrollo al país, una oportunidad de desarrollo a las regiones donde se encuentra, una oportunidad de bienestar a sus cooperativistas que aspiran y esperan opciones para salir adelante con su familia en la satisfacción de sus necesidades primarias y luego secundarias.

Este es un cuestionamiento muy serio y da lugar a un gran debate entre los dirigentes del cooperativismo hondureño y debe ser la CHC la llamada a convocar a una concertación a todos los organismos de segundo grado que representan los cooperativistas de base, para fijar una trayectoria que encamine las presentes y futuras acciones hacia la implementación en términos mas reales de la doctrina cooperativa, sus principios y su objetivo fundamental de propender por el bienestar social y económico de sus miles de afiliados.

"Para salir del apuro: una necesaria revolución de las costumbres", cita André Marcel en su libro "Honduras, Emergencia Difícil de una Nación, de un Estado" "De lo que precede se colige que, si es importante continuar realizando vigorosas acciones a fin de lograr el mejoramiento de la infraestructura (todavía deficiente, como se demostró con la hidroeléctrica del Cajón) y hacer todo lo posible por implementar programas eficaces en materia educativa, nutricional y sanitaria, con el objeto de mejorar rápidamente las condiciones de vida de los pobres". Dentro de esta consideración general y en paralelo a la oportunidad que brindan las reformas políticas a profundizar el cambio estructural de la economía, podrá el movimiento cooperativo ofrecer su participación en estas áreas prioritarias del desarrollo? Es una discusión que los dirigentes deben de realizar en una forma seria para vincularse definitivamente al proceso de superación del país, que le permita tener mas y mejores cooperativistas.

Se están viviendo tiempos difíciles, la historia económica del país parece demostrar que el progreso se aplica principalmente en las funciones y procedimientos de tres fuerzas básicas: Innovaciones tecnológicas que mejoran la eficiencia productiva o de la productividad, la reestructuración de formas tradicionales por innovaciones y más amplios mercados tanto dentro de las fronteras nacionales, como internacionales. En este contexto puede jugar un papel muy importante el cooperativismo con sus cooperativas de producción y trabajo colectivo para desarrollar cultivos o producción de productos no tradicionales y fomentar el mercado nacional e internacional, aumentando considerablemente los niveles de empleo en poblaciones intermedias que pueden generar mas ingresos para el país.

Sugerencias

Las perspectivas derivadas de los impactos y mediciones que este diagnóstico puede llegar a ofrecer, pueden ser:

El movimiento cooperativo está llamado a propiciar la formulación de planes y programas de reconversión productiva, tendientes a mejorar la gestión empresarial de las cooperativas e incrementar la competitividad genuina de su aparato productivo y de sus diversas actividades en el mercado, estimulando la productividad y obligando a sus dirigentes y ejecutivos a ser cada día más capaces para afrontar estos procesos con éxito.

La consolidación del movimiento cooperativo debe darse, en primera instancia superando las debilidades técnicas y administrativas internas de las que adolecen las cooperativas en la actualidad. Para las cooperativas estas nuevas condiciones del entorno significan que deben valerse más por sí mismas sin esperar prebendas o tratos de excepción que las ayuden a salir adelante, sobreviviendo en el contexto de una economía abierta y sometida a la competencia internacional.

Los mecanismos de fomento y desarrollo cooperativo deben ser diferentes, considerando más aspectos que promuevan la eficiencia productiva y no una dependencia subsidiada. La capacitación, difusión y concientización masiva de los cooperativistas, acerca de las nuevas condiciones del entorno económico y social nacional e internacional y sus implicaciones para las cooperativas de los diversos sectores: agrícola, agroindustrial, industrial, y servicios debe constituirse en una estrategia prioritaria de sus dirigentes.

Dentro del contexto del desarrollo cooperativo, la labor de concientización de la opinión pública acerca del potencial de contribución que el movimiento cooperativo puede aportar a la democratización económica de los países de la región, reviste especial importancia.

El movimiento cooperativo debe orientar sus resultados hacia la necesidad de mantenerse en una posición a nivel macro, de asumir la responsabilidad social que caracteriza y distingue a las empresas cooperativas, identificándose con los sectores populares, propender por la soberanía y el rescate de los valores no monetarios que fundamentan normalmente a la sociedad. En el ámbito de las cooperativas el gran reto esta en lograr la reconversión de las empresas cooperativas para poder adecuar su funcionamiento a las nuevas condiciones del contexto.

Se requiere con urgencia de un ajuste humano y tecnológico que le permita a las cooperativas incursionar en las nuevas dinámicas de las ventajas competitivas.

Todo esto implica la participación de profesionales comprometidos, además de la movilización de recursos financieros y técnicos que le den el soporte al trabajo de crecimiento y desarrollo del movimiento cooperativo.

La crisis de valores existentes en la sociedad actual y explicada por Marcelo Ortiz: " Intentamos ubicar la temática explicando que es crisis en términos generales. Crisis es el desequilibrio de los factores que han estabilizado una determinada situación. Así, se producen las crisis económicas cuando se desequilibra la oferta de productos y la demanda que se tiene en el mercado. Al hablar de crisis de valores colocamos el problema en la superestructura de una sociedad determinada y en relación con situaciones concretas que tiene la base económica en su modo de producción y la formación socioeconómica correlativa". El movimiento cooperativo posee en su doctrina cooperativa la fundamentación de principios y valores que pueden enriquecer a las comunidades en el fomento del espíritu comunitario, cívico y en la orientación hacia el beneficio para todos y no para unos pocos.

El cooperativismo se presenta como una alternativa que contribuya a" impulsar el desarrollo interno de Honduras, conjuntando esfuerzos sociales y económicos que logren una integración masiva de la población al proceso de producción y de distribución de los resultados del trabajo", con distribución de beneficios para todos.

Bibliografía

Alianza Cooperativa Internacional. (1995) Declaración de Principios Cooperativos. ACI. Suiza

Amartya, S (1998) Capital Humano y Capacidad Humana. Cuadernos de Economía. No 29 México.

Benecke, D y otros (1976) Las Cooperativas en América Latina. Cuadernos Cooperativos. Zaragoza, España. Pág.22

Borrato, R. (2001) Sustentabilidad y Desarrollo Económico. McGraw-Hill, Interamericana Editores. México. Pág. 1

Brandt, W. (1980) Norte Sur Un Programa para la Supervivencia. Editorial Pluma. Colombia. Pág. 29

Cardona, A (1979) Las Cooperativas en Honduras. Instituto de Investigación y Formación Cooperativa. Honduras

Centro de Documentación de HONDURAS. (1990) Honduras Realidad Nacional y Crisis Regional. Lithopress Industrial. Honduras. Pág. 209

Confederación Hondureña de Cooperativas (1991) Ley de Cooperativas de Honduras y su Reglamento Impresora Publicitaria Mejores Ideas. Tegucigalpa, Honduras. Pág. 1-58

Gobierno de EL Salvador (2000) Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local. El Salvador. Pág.

Gómez, A; Medina J. (2000) Empresas de Economía Social. ARFO Editores e Impresores. Colombia Pág. 73

IHDECOOP, (1991) Primer Censo Cooperativo Nacional. San Pedro Sula, Honduras

Instituto Hondureño de Cooperativas (Agosto 2002) Registro Nacional de Cooperativas. Tegucigalpa. Honduras

Kalmanovitz, S.(2001) Las Instituciones y el Desarrollo Económico en Colombia. Editorial Norma, Colombia. Pág. 299

Marcel, A. (1998) Honduras Emergencia difícil de una Nación de un Estado. Litografía López. Honduras. Pág. 329

Mendoza, A (1981) Retorno al Campo. Editorial Orbs. Bogota. Colombia. Pág. 8

Nieto, FJ; Peruga, A. (1990) Riesgo atribuible: sus formas, usos e interpretación. Gac Sanit. Madrid.

Ortiz, M. (1985) El Cooperativismo Un Mito de la Democracia Representativa.Editorial Argentina. Pág.

Ortiz, M. (1988) Conflictos del Mundo Contemporáneo. Universidad Central. Ecuador. Pág.79

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (2000) Informe sobre Desarrollo Humano, Honduras. Edito rama, S.A. Honduras. Pág. III

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (1997) Informe sobre Desarrollo Humano, Honduras. Edito rama, S.A. Honduras Pág.6, 7,8.

Postgrado Centroamericano en Economía y Planificación del Desarrollo (2001) Revista Centroamericana de Economía. Editorial Guardabarranco. Honduras. Pág.17

Postgrado Latinoamericano de Trabajo Social. (1999)Revista Gestión del Desarrollo. PLATS-UNAH. Tegucigalpa. Honduras. Pág. 21

Saint-Siegens, J. (1978) Honduras Cooperativa. Publicación del Instituto de Formación Cooperativa IFC. Honduras. Pág. 11

Silva, U. (2002) Impacto Social de las Tecnologías de Información y Comunicación al espacio social.

Red de Investigaciones y Acción del Desarrollo Local. Chile. Pág. 3

Sommerhoff, W (1977)Desarrollo Integral en Dignidad. ICECOOP, Chile. Pág. 178

Transformación y Desarrollo de la Economía Latinoamericana en el siglo XXI. (2000) Libro Memoria XVI Conferencia de la Asociación de Facultades, Escuelas e Institutos de Economía de América Latina. Fondo Editorial. Tegucigalpa, Honduras. Pág. 633

Vidal, E (2000) Diagnóstico Organizacional. Ediciones Angular. Colombia. Pág. 16

Williamson, J. (1991) El Cambio en las Políticas Económicas de América Latina. Ediciones Gernica. México. Pág. 15

ANEXOS

ANEXO NO.1 CENTRAL HONDUREÑA DE COOPERATIVAS CHC

La Central Hondureña de Cooperativas esta integrada por las siguientes Organismos de segundo grado:

1. Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito de Honduras "FACACH"

2. Federación Hondureña de Cooperativas de Vivienda Limitada "FEHCOVIL"

3. Federación de Cooperativas Agropecuarias de la Reforma Agraria de Honduras "FECORAH"

4. Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Limitada "FENACOTRAL"

5. Federación Hondureña de Cooperativas Industriales Limitada "FEHCIL"

6. Federación Hondureña de Cooperativas Agroforestales "FEHCAFOR"

7. Unión de Cooperativas de Servicios Agropecuarios "UNIOCOOP"

8. Asociación Hondureña de Productores de Café "AHPROCAFE"

9. Asociación Campesina Nacional "ACAN"

* Fuente original del artículo: Red Universitaria de las Américas en Estudios Cooperativos y Asociativismo - UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE HONDURAS, DIRECCIÓN DEL SISTEMA DE ESTUDIOS DE POSTGRADO - Honduras 2003. Su autora es integrante del Equipo Técnico de la Dirección de Postgrado y Coordinadora de Maestría en Gestión de Empresas Cooperativas

Publicado el 21 de enero de 2004
Publicado por IDEADEL

Neticoop es un servicio de la Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas
© CUDECOOP 1998 - 2006 Powered by Spip.